Retour à la maison

  • Lil

Nadal no jugará más en la Laver Cup: “No estoy bien...”

El tenista balear, afectado por su situación personal y por la despedida de Roger Federer, espera “organizar” su vida y poder “tener un poquito de tranquilidad”.

 

Con los ojos aún vidriosos por las emociones vividas en la despedida de Roger Federer y por la situación personal por la que atraviesa (espera ser padre pronto), Rafa Nadal atendió, sobre las 02:00 hora local, a los medios españoles desplazados a Londres con motivo de la Laver Cup y del adiós del suizo, entre ellos AS. A medida que hablaba, esa mezcla de sensaciones le hacía entrar en un estado que provocó cierta congoja entre los periodistas. Venía de llorar en la pista. Uno de los más grandes de la historia, pasándolo doblemente mal al ver cómo una parte de su vida profesional se acababa, en un momento que está siendo complicado para él por otro motivos. De entrada, anunció que, tras el partido de dobles de la primera jornada, no volverá a jugar en la quinta edición de la competición que enfrenta a un equipo de Europa contra otro del Resto del Mundo. De hecho, este sábado regresó a Manacor. También reveló que se rompió de nuevo el abdominal en el US Open.

Resumen del día: “Bueno, genial, emocionante, inolvidable. Triste también. Muchas emociones, pero bueno, al final un día muy especial, inolvidable y al final para todos hay un comienzo y un final, es la vida. Con lo cual, muy feliz de que al final Roger, después de muchos momentos complicados que sé que ha pasado estos últimos tiempos, haya podido despedirse en la pista, cosa que personalmente sabía que era difícil que ocurriera así como se encontraba. Con lo cual, feliz de que se haya despedido, de que haya recibido el momento que se merecía en la pista, en frente de tanta gente; y que el mundo haya podido verle despedirse en pista. Para mí es algo que realmente se merecía, sin ninguna duda. Y más allá de eso, al final se va alguien que ha sido y que es un icono de los más importantes de la historia del deporte en general.

Lágrimas: “Soy una persona bastante sensible. No me preocupa tampoco. Al final llorar es bueno también. A veces necesitas soltar estas emociones y bueno, de alguna manera se va una parte también de mi vida. O sea que es difícil”.

Orgullo: “Bueno, sinceramente, pues para mí era importante. Porque sabía lo importante que era para él. Y al final tengo una relación personal bastante estrecha. Desde hace mucho tiempo hablamos habitualmente. El hecho de estar en el consejo de jugadores hace que ya tengamos que hablar prácticamente, semanalmente, de cosas. Y bueno, al final yo no me he retirado aún, pero también sé que cuando uno lleva tiempo con lesiones y que no ve el final, es frustrante. Y en ese sentido yo creo que para él han sido tiempos realmente difíciles, con recuperaciones que llevan mucho tiempo, mucho esfuerzo mental. Y al final te das cuenta de que no, que no llegas, y en ese sentido, el hecho de que se haya podido despedir en la pista para mí es algo totalmente merecido y muy importante para él. Y bueno, yo no podía faltar en este día. Y aquí he estado, más allá de las circunstancias con las que personalmente llegaba. Tenía que estar aquí, sea cual fuera el momento”.

Cómo está: “No estoy bien, no estoy bien. La verdad que han sido semanas difíciles en ese sentido. Poco, muy pocas, pocas horas de dormir, un poco de estrés en general, situaciones un poquito más complicadas de lo habitual en casa. Con lo cual, bueno, he tenido que lidiar con todo eso, que es una presión diferente a la que estás acostumbrado en la vida profesional. Pero bueno, por suerte todo está bien, y estamos mucho más tranquilos. Y en ese sentido, pues he podido venir aquí, que para mí era lo más importante.

La Laver Cup: “No voy a jugar, para saber si me voy o no, necesito volver a la habitación y pensarlo bien. Ahí tengo que decidir, tengo un conflicto interno bastante importante y ahora mismo no puedo contestar porque se me hace difícil. Pero supongo que cuando termine todo esto, los momentos de emoción también, volveré a la habitación y veré que es lo que realmente tengo que hacer.

Como quiere que sea su propia retirada: “Evidentemente en la pista y un poco este con este tono festivo. No lo sé. No estoy en ese momento aún. Estuve cerca este año, no os voy a engañar. Durante Roland Garros pensaba que podía ser que mi último torneo. Pero en ese momento, aunque desde ahí todo haya salido muy mal por cuestiones físicas. El pie a nivel físico ha sido un desastre. Me rompí el abdominal en Wimbledon, después otra vez en Nueva York, un cúmulo de desgracias importantes, sumado a todas estas cosas personales. Pero realmente no me siento en ese momento ni quiero pensar en él. Cuando piensas en ese momento hay algo que ya no está funcionando en tu día a día, y a día de hoy, lo que quiero, lo que me gustaría, es poder recuperar un poquito la normalidad durante el siguiente mes, que todo termine, el tema personal, que todo salga bien, que es ahora mismo la prioridad máxima; y después organizar mi vida de la manera adecuada y poder tener un poquito de tranquilidad en todos los sentidos, tanto a nivel personal como profesional, a nivel físico estar bien. A partir de ahí podré empezar de nuevo”.

Momento de la noche: “El partido tenía poca importancia. Siendo honestos. Lo único que realmente importaba era el significado, que al final dos personas que han sido rivales durante mucho tiempo terminen jugando juntos. El último partido de la carrera de uno de los personajes más importantes de la historia del deporte. Y en ese sentido, el mensaje creo que es positivo para el mundo en general. Se puede ser rival y a la vez tener una relación personal estrecha. La manera en que se ha vivido el partido, que lo hayamos podido vivir tiene poca importancia por ser el día de hoy, sin ninguna duda. Lo único que importa es que se va a ir del mundo profesional. Al final estoy convencido de que por lo que él ama, el deporte, va a seguir involucrado en el tenis, va a seguir cerca del mundo del deporte. Es una persona a la que le encanta el tenis, siente pasión por ello y estoy seguro de que va a seguir muy, muy de cerca el día a día del circuito, sea de la manera que sea y estoy convencido de que en el futuro, cuando se calme un poquito, pueda arreglar un poquito a todos esos problemas físicos que ahora mismo acarrea, las cosas van a volver un poco más a su cauce. Seguro que vamos a estar otra vez en la pista juntos para jugar partidos”.

Djokovic: “Al final hay una cosa clara. Son muchos años conviviendo juntos. No es menos cierto que con Roger siempre la relación ha sido a nivel personal un poquito más especial, pero también es verdad que con Novak siempre ha sido fluida. De alguna manera, nunca hemos tenido problemas y eso es algo de lo que estar orgullosos, creo, los tres. Y en ese sentido estamos trabajando en equipo. Al final es una realidad que estamos jugando en equipo, que lo tomamos en serio, que queremos hacer las cosas de la mejor manera posible, que hoy era un día difícil por lo que significaba, pero de alguna manera estamos en equipo y queremos ganar. Y también por el hecho de poder estar en un gran equipo. Es cierto que los nombres son quizás los mejores de la historia juntos, pero quizás el momento de cada uno es muy diferente. En nuestro caso, el de Roger y yo, no es el mejor. No por nombres ni títulos, sí por nivel. En el momento particular en el que vivimos. No haré comentarios de cómo han ido estas últimas semanas para mí. Novak no ha jugado aún, pero sí que ha podido estar entrenando bien y se le ve muy bien, jugando muy bien, con lo cual ayudará. Confiemos en el equipo (Europa) y que entre mañana y pasado se termine todo bien”.

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Personnaly © 2014 -  Hébergé par Overblog